Quen defende a Serra do Galiñeiro?

12Out

Ata hai ben pouco, a maior ameaza contra os valores naturais, paisaxísticos, sociais, patrimoniais e etnográficos da Serra  do Galiñeiro era  a concesión á empresa Terra do Vento dun polígono eólico para a instalación de 13 Aeroxeradores, candanseu de 3 megawatios e 160 m de altura,  nas cotas mais altas.

Esta ameaza conviviu no tempo coa a pretensión de instalar na Chan de Prado, corazón da Serra, unha entulladora para o triturado de restos de materias de construcción  con orixen en Vigo e a súa área de influencia. Destino dos entullos: recheos de todo tipo, entre eles as propias pistas forestais da Serra.

Pareceulles ben aos políticos da zona, e fixérono público en campaña electoral, que tamén a Chan de Prado podía acoller unha feira de gando, actividade para a que parecía inevitable a construcción dunha nave de servicios e tratamento químico dos vehículos de transporte de gando, co que se evitaría que éstes tivesen que ir a facer as desinfeccións a Santiago.

Xa de antigo as canteiras xurdiron coma fungos na Serra sen nengún control por parte da administración. Tralo seu abandono, fican grandes furados no monte, ata que a necesidade de desfacerse de  terras procedentes de grande obras (hospital de Vigo, túnel do ave etc) converteuse en virtude, restaurando canteiras, e así os grandes buratos quedan sepultados por grandes recheos sen  efecto restaurador ningún.

Para o pulo destas actividades “industriais” e o acercamento dos  cidadans aos mercados, os nosos gobernantes coidaron que eran necesarias novas pistas, estradas, circunvalacións e autoestradas, e así tanto o Plan Director de Estradas de Galicia, da Xunta 2005-2009, como o Plan MOVE, da Xunta 2009-2012 (ambos plans non existentes legalmente, porque non foron aprobados) e o Plan Vigo Integra (paralizado pola Xunta 2009-2012) puxeron tamén o pe enriba do Galiñeiro coa proxectada  Circunvalación de Vincios.

Xorde de súpeto outro perigo para a Serra, a de que os buscadores do ouro raro atopen nas súas entrañas o material do que se alimentan as novas tecnoloxias da “telefonía movil intelixente”  que consumimos con desaforo, as chamadas terras raras. Así a Xunta de Galicia concedeu, en Xullo, unha autorización de investigación  nunha superficie de 100. 000 metros cuadrados á empresa  Consulting de Geología y Minería, S.LA magnitude do perigo é proporcional á magnitude do negocio, pero tamén á magnitude da desfeita na Serra do Galiñeiro.

  • “… la industria de la telefonía móvil a mediados de 2011 alcanzó un volumen de 1,3 trillones de dólares, lo que corresponde al 2% del PIB mundial.”

A estas ameazas temos que engadir tamén de antigo, e con periodicidade anual, o lume que estraga a biodiversidade, o solo fértil, a paisaxe e o aire limpo da Serra.

Dannos os fíos, e nós trenzamos a soga coa que aforcarnos.

 

La Xunta rebajará la carga fiscal para impulsar los parques eólicos del concurso gallego

Cambia la base imponible del Impuesto de Transmisiones – La patronal asegura que el sector hace el “máximo esfuerzo” para que los proyectos se pongan en marcha cuanto antes

Reunión de Feijóo y los conselleiros Javier Guerra y Elena Muñoz con la directiva de la Asociación Eólica de Galicia.  // Xoán Álvarez

Reunión de Feijóo y los conselleiros Javier Guerra y Elena Muñoz con la directiva de la Asociación Eólica de Galicia.  // Xoán Álvarez

X. A. TABOADA – SANTIAGO Ante la demanda de la Asociación Eólica de Galicia (EGA), la Xunta ha decidido rebajar las cargas fiscales que tendrán que pagar los promotores por construir los parques de aerogeneradores. La propuesta de la Xunta consiste en modificar la base imponible del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, lo que supondrá una reducción muy significativa con respecto al importe del tributo establecido inicialmente, que rondaba los 44.000 euros por megavatio (algo más de un millón de euros por un parque medio). La inversión total necesaria para construir los parques ya no servirá para calcular el importe del tributo.

Al acuerdo se llegó en una reunión mantenida ayer en San Caetano en la que participaron el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, los conselleiros de Facenda, Elena Muñoz, y de Economía e Industria, Javier Guerra, y los directivos de EGA. La patronal había traslado en varias ocasiones a la Consellería  de Industria que la aplicación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales era un lastre para el despegue del concurso eólico, penalizado ya por la supresión -por parte del Gobierno central- de los incentivos a las energías renovables, las dificultades para obtener préstamos con los que financiar la construcción de los parques y sus planes industriales asociados y la falta de un marco retributivo para el sector eólico, en proceso de elaboración por parte del Ejecutivo central.

El único obstáculo para el concurso eólico competencia directa de la Xunta es el Impuesto de Transmisiones, que la Consellería de Facenda comenzó a aplicar este año. La patronal sostiene que en el pasado nunca se tributó por esta figura, al igual que tampoco se hace en el resto de España, y que no hay razón alguna para comenzar a hacerlo ahora, por lo que la práctica totalidad de los promotors afectados presentó recurso.

Frente al argumento de EGA de que los parques se levantan tras una “autorización administrativa” y que por ello no están sujetos al impuesto, la Xunta interpreta que son “concesiones” y que por tanto deben pagar por ello.

Esto supone el abono de unos 44.000 euros por megavatio en el momento en que el Gobierno gallego conceda la adjudicación definitiva -a punto de producirse-, porque se toma como base imponible el presupuesto de ejecución material de los proyectos. Sin embargo, ayer la Xunta se comprometió ante la patronal a utilizar como base imponible del tributo el “valor actual de mercado de las autorizaciones eólicas”, una cantidad muy inferior a la inversión.

Así, este cambio supondrá una rebaja muy significativa en la carga fiscal de los parques, si bien el importe exacto tendrá que ser concretado “en breve” en una instrucción de la Consellería de Facenda. “Esta decisión, si bien no puede considerarse plenamente satisfactoria por el sector -que considera que las autorizaciones de los parques eólicos no están sujetas al Impuesto de Transmisiones-, se valora positivamente”, opina la Asociación Eólica de Galicia.

En un comunicado remitido por EGA -que Economía dio por válido en todo su contenido-, se relata que Feijóo “garantizó” que resolverá todas las “trabas” que dependan de la Xunta y que defenderá al sector ante todo lo que competa al Gobierno central para que “recupere el liderazgo internacional y supere las dificultades actuales que sufre”.

La patronal sostiene que el sector está realizando el “máximo esfuerzo” para que los parques autorizados del concurso eólico se encuentren “lo suficientemente maduros” de forma que en el momento en que el Gobierno central establezca un nuevo marco retributivo, “sean los primeros de España en ponerse en marcha”.

La Asociación Eólica y la Xunta mantendrán una nueva reunión para resolver “el resto de los problemas pendientes que dificultan actualmente el desarrollo del sector”.

Advertisements