Los ganaderos gallegos alertan de que la fiscalidad eólica disparará sus facturas

M. Beramendi
Santiago / La Voz 17 de septiembre de 2012 23:36GMT

El maltrecho sector ganadero gallego, acorralado por los bajos precios en origen y el incremento de los costes de producción, tiene ante sí una nueva amenaza que podría desestabilizar aún más sus cuentas: la reforma del sector energético emprendida por el Gobierno de Rajoy. La asociación de propietarios de terrenos eólicos, Ventonoso ?un colectivo impulsado por Unións Agrarias? alertó ayer de que la fiscalidad que grava las empresas del viento en Galicia, es decir, el canon eólico y el impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) ?que la Xunta pretende cobrar ahora a los parques? se trasladarán a la factura de la luz .

El real decreto del 14 de julio, aprobado por el Ejecutivo central, establece en su artículo 34 que los impuestos autonómicos a la generación de la electricidad serán repercutidos en el recibo a los residentes de esa autonomía. «Esto afecta a todos los ciudadanos gallegos, a particulares y a empresas, pero para el campo y el rural es un problema añadido», asegura Jacobo Feijoo, de UU.?AA. Una explotación media de leche en Galicia gasta unos 650 euros al mes en el recibo de la luz.

Acta de defunción

Ventonoso denunció ayer que el fin de las primas a las renovables, que supone una pérdida de ingresos cercana al 40 %, certifica el acta de defunción del actual concurso promovido por la Xunta y que, en aras de una mayor seguridad jurídica, fue sustituido por el que había aprobado el bipartito durante la pasada legislatura. En la actualidad, la Administración autonómica procede a la tramitación de los noventa parques que se incluyen en el concurso.

José Antonio Diéguez, presidente de Ventonoso, habla de una «fuxida para adiante» porque los proyectos, tal y como ha denunciado también la patronal eólica gallega (EGA), son inviables.

Sobre la situación de normalidad de la que habla la Xunta, el portavoz de Ventonoso se muestra claro. «Unha cousa é sacar o carné [en referencia a la tramitación del parque] e outra comprar o coche».

Advertisements