La industria eólica augura su fin en España si la moratoria se prolonga hasta el 2017

«Si el Gobierno escucha la recomendación de la CNE, cuando quiera reactivar la eólica no tendrá más remedio que importar los aerogeneradores del extranjero», dicen los empresarios

15 de marzo de 2012 05:04
4 votos

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) advierte que si la moratoria aprobada por el Gobierno para nuevas instalaciones se prolonga hasta al menos el 2017, como propone el último informe emitido por la Comisión Nacional de la Energía (CNE), la industria eólica desaparecerá de España.

El documento al que hace referencia el sector plantea diferentes escenarios que van desde una suspensión indefinida que implicaría que la única potencia renovable a instalar de aquí al 2020 sea la inscrita en el registro de preasignación, a una revisión de los objetivos del Plan de Energías Renovables de modo que se volviese a instalar a partir del 2017. «Si el Gobierno escucha la recomendación de la CNE, cuando quiera reactivar la eólica no tendrá más remedio que importar los aerogeneradores del extranjero, porque España no tendrá ya industria propia y se habrán destruido miles de empleos, que no se recuperarán», advirtió en un comunicado la patronal eólica a la que se encuentran adheridas gran parte de las empresas gallegas del sector.

La AEE sostiene que la generación de energía eólica no ha tenido impacto sobre el aumento del déficit de tarifa del año 2011 y es la tecnología renovable más eficiente. Insiste en la urgencia de contar con un marco regulatorio estable y duradero para garantizar la continuidad del sector en España y evitar la pérdida de empleo.

El real de decreto de supresión temporal de las primas para las nuevas instalaciones de energías renovables, aprobado por el Gobierno el pasado mes de enero, ha afectado de lleno a todos los planes eólicos que se encontraban en proceso de desarrollo hasta esa fecha en España, entre ellos el plan eólico gallego. La Consellería de Industria ha presentado al Gobierno una propuesta de rebaja de las primas de un 30 % para las instalaciones más eficientes. De momento, las grandes compañías mantienen adelante sus proyectos aunque sin fecha.

Advertisements